Una corona dental es una muy buena opción para cubrir dientes que están destruidos y además ayuda a mejorar el aspecto. Así mismo, otra de las ventajas es que puede ser colocada inclusive sobre un implante y se puede lograr que coincida con el color de tus dientes naturales.

El procedimiento de colocación de una corona dental implica el uso de unas cubiertas con forma de diente ya sea de metal, porcelana o cerámica para poder restaurar la resistencia y quitar el malestar. A continuación te explicamos cada una de ellas:

Coronas metálicas.

Este tipo de coronas ofrecen una gran resistencia tanto a la estructura del diente, como al desgaste y fractura. Sin embargo, en muchas ocasiones no son de las preferidas por las personas ya que su color brillante se da a notar mucho, es por ello que se recomienda que se coloque en las últimas muelas.

Coronas de cerámica sin metal

Las coronas de cerámica sin nada de metal pueden estar hechas de resinas o materiales dentales cerámicos, estas crean una apariencia muy natural y se utilizan generalmente en los dientes delanteros. El material cerámico del color del diente es traslúcido como el esmalte de los dientes naturales y se puede imitar el tamaño y la forma en detalle para complementar al resto de la dentadura. Sin embargo, las coronas dentales de cerámicas no son tan resistentes como las coronas metálicas y no soportan tanta presión es por ello que se recomiendan utilizarlas en la parte de enfrente.

Coronas de porcelana

Las coronas dentales de porcelana con metal son más fuertes que las versiones de cerámica puras, aunque estas últimas son más agradables estéticamente que aquellas con metal y además tienen un costo más accesible. La principal desventaja de este tipo de corona es que con el paso del tiempo es posible que se vea un poco el metal a lo largo de la línea de la encía.

Cuando acudas a revisión con el dentista, éste te indicará el tipo de corona ideal en base a un diagnóstico y evaluación de la parte dañada de tu boca.

¡Acércate a nosotros! Contamos con tecnología de punta que nos permite tener listas tus coronas dentales en menos de 48 horas* cuando normalmente en otros lugares pueden llegar a tardar desde mes y medio hasta dos meses y se realizan de 3 a 4 citas.

*Consulta nuestros términos y condiciones en la página principal o comunícate con nosotros.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *